PRIMERO.- El modelo de dispersión de contaminantes utilizado (EPA) no es aceptable en las condiciones orográficas de la cuenca del Besaya y de la comarca de Torrelavega. En el Estudio de Impacto Ambiental no se incluye un estudio de dispersión de partículas. No se tiene en cuenta tampoco la dirección predominante de los vientos en la zona, que el 90% de los días son de componente N, NE, o NW, arrastrando los contaminantes atmosféricos a la ciudad de Torrelavega rodeada, por el Sur, por el Este y por el Oeste de sierras montañosas muy elevadas que impiden el paso de los contaminantes a espacios mas abiertos.

En cuanto a los datos de inmisión el EIA reconoce una mala calidad de aire en lo que se refiere a contaminantes como el dióxido de azufre y regular en cuanto dióxido de nitrógeno en el entorno de la ubicación de esta planta, no se hace mención del nivel de partículas y no se considera importante los niveles de ozono en el entorno de afección, manifestando, incluso, que éstos mejorarán con su puesta en funcionamiento.

Sin embargo los datos facilitados por el Centro de Investigación del Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria (que adjuntamos) no son tan optimistas y a la vista de los mismos podemos observar:

1. Dióxido de azufre. En todo el entorno de la futura central los niveles son altos, los datos de dos de las tres estaciones de control atmosférico de la zona son: Barreda se encuentra próxima al límite anual para la protección de los ecosistemas, tiene 2 superaciones horarias de 350 ug/m3 y 1 de 440 ug/m3; Escuela de Minas tiene 4 superaciones horarias de 350 ug/m3 y 1de 440 ug/m3.

2. Dióxido de nitrógeno. El EIA dice que sus niveles son regulares, cuando la realidad es que son muy malos. La estación del Zapatón ha tenido 5 superaciones del valor límite horario para la protección de la salud humana en el periodo de un año (superando en una ocasión los 280 ug/m3), su valor medio anual es superior al límite de protección de la vegetación. La estación de Barreda tiene una media anual por encima del valor límite de protección de la salud humana y la Escuela de Minas, tiene una media anual que se encuentra al límite de protección de la vegetación.
3. Partículas. La Escuela de Minas, ha superado en 49 ocasiones el límite de 50 ug/m3 diario y por lo tanto los niveles de protección de la salud humana; su media anual supera los objetivos de protección humana para el año 2.010. Zapatón también supera los valores anuales objetivo para la protección humana del año 2.010. Barreda tiene un 400% mas de superaciones permitidas del valor límite diario para la protección de la salud humana, su media anual estaría en la actualidad por encima del límite de protección de la salud humana a fecha de 1 de enero de 2.004.
4. Ozono. Para determinar la zona de muestreo tenemos que tener en cuenta que su máxima concentración no se alcanza en el foco de emisión de los contaminantes precursores, sino en un entorno distante varios kilómetros. Además debemos tener en cuenta que los vientos dominantes en la región son, como hemos dicho, de componente norte, por lo que dentro de esta posible área de afección nos encontramos con que las únicas estaciones que realizan análisis de ozono en la zona son: Los Tojos y Reinosa , que, precisamente, son las que muestran unos altísimos e ilegales niveles de ozono según el Real Decreto 1494/1995. Los Tojos tiene, en un intervalo de un año, más de 193 superaciones de 65 ug/m3 diarias o, lo que es lo mismo, del umbral de protección de la naturaleza; en medición octohoraria tiene 42 superaciones de los 110 ug/m3, umbral de protección de la salud. Reinosa, ha superado en 169 ocasiones el umbral de protección de la naturaleza y 65 veces el umbral de protección de la salud en el mismo periodo.

Por lo tanto, el entorno de la ubicación de esta central tiene una calidad atmosférica muy mala, con unos niveles altos de SO2 y muy altos de NO2 y partículas, que rozan o superan en varios casos los valores máximos permitidos de contaminación, circunstancia que se ve agravada en el tiempo por la reducción de dichos niveles y de la tolerancia en cuanto a sus superaciones, dentro del programa de objetivos marcados por el Real Decreto 1073/2002 hasta el año 2.010.

En cuanto al ozono, los datos obtenidos en las dos únicas estaciones de control en el entorno de afección de esta instalación son igualmente preocupante puesto que uno de sus principales precursores, el dióxido de nitrógeno, es una de las principales emisiones de la central térmica. El EIA, en este aspecto, realiza una curiosa valoración del impacto al asegurar que la alta eficiencia de este tipo de instalaciones garantiza una reducción de los niveles de ozono a medio plazo. Pues bien, esta eficiencia es significativa en los niveles de SO2 y CO2, pero no tanto en los de NO2. Esta instalación no sustituye o reduce el funcionamiento de ninguna más ineficiente en su entorno puesto que las actuales centrales de generación que suministran la región distan varios cientos de kilómetros y los actuales niveles de contaminación tienen su origen en el tráfico motorizado y en la elevada actividad industrial. Por otro lado, cualquier teórico beneficio obtenido por su mayor eficiencia quedará en realidad absorbido por la galopante incremento de la demanda de energía eléctrica. Por lo tanto, este argumento sobre el posible amortiguamiento de su impacto sobre los actuales valores de inmisión o incluso mejora en ciertos de sus parámetros no tiene el más mínimo fundamento.

En resumen: la entrada en funcionamiento de esta central de gas solo contribuirá de forma muy importante a empeorar de forma grave la ya deteriorada calidad atmosférica de estas localidades donde se han superado la carga crítica de los ecosistemas y donde su población se ve expuesta a niveles de contaminación superiores a los legalmente establecidos para la protección de la salud.

SEGUNDO.- En el apartado de identificación de impactos y en cuanto a contaminación acústica en la fase de explotación, se dice que esta se mantendrá en niveles entre 63,1 y 63,6 dB durante el día y entre 56,9 y 58,5 dB durante la noche, cifras que en el borde de la parcela más cercana a las torres de refrigeración alcanzan entre 64,7 dB en periodo diurno y 61,4 dB en el nocturno. Según el EIA, se mantendría en los niveles permitidos por la Ordenanza Municipal de Protección del Medio Ambiente, excepto en el periodo nocturno en el que se superaría ligeramente. En realidad se está reconociendo que no se respetan los niveles máximos de ruidos regulados en la Ordenanza para las zonas y polígonos industriales y de almacén. Pero lo que no dice el EIA es que, lindando con la parcela y las torres de refrigeración, se encuentra el pueblo de Dualez que es zona urbana y residencial, donde los niveles de ruidos máximos son de 55 dB en horario diurno y de 45 dB en horario nocturno, por lo que no se cumplen ninguno de los dos niveles. Por otro lado, no se tiene en cuenta la acumulación que supone al nivel de ruidos ya existente con la actual planta de cogeneración y que ha sido motivo de protestas por parte de estos vecinos. No es tolerable que ante este grave problema el EIA se limité a decir que “el Proyecto Constructivo realizará los estudios previos para asegurar que los niveles de ruido emitidos por la Central se encuentren en límites tolerables”, sin concretar nada más. Para esto no es necesario realizar ningún EIA.

TERCERO.- No se describen los equipos y sistemas concretos que se utilizarán en la Central de Ciclo Combinado, ni por tanto se suministran datos concretos a pesar de que algunos de ellos tienen una extraordinaria importancia para la evaluación de los impactos. Por ejemplo, no se describen las características concretas de las turbinas de gas que se utilizarán en la Central. Todo esto se teoriza en el Proyecto y se justifica la ausencia de datos concretos con el concepto de “diseño genérico asimilable”.
Los datos correspondientes a los equipos y sistemas que constituyen cada módulo de generación, se refieren a un diseño genérico asimilable, con mínimas modificaciones, al de cualquiera de las múltiples propuestas comerciales disponibles actualmente en el mercado. No estando todavía adjudicado el contrato para el suministro de los equipos, la configuración definitiva de la planta podría cambiar sin modificaciones sobre la base del Estudio de Impacto Ambiental.”

En el Proyecto no describe la tecnología de combustión que se utilizará en la Central de Ciclo Combinado. Únicamente se dice que será de bajo nivel de emisión de óxidos de nitrógeno, pero tampoco se indican con precisión esos niveles de emisión. La Directiva 96/61/CE del Consejo de 24 de septiembre de 1996 relativa a la prevención y al control integrados de la contaminación establece en su artículo 9.4 la obligación de adoptar las mejores técnicas disponibles para minimizar las emisiones y el impacto global de las mismas (Anexo IV). El Estudio de Impacto Ambiental de la central térmica de Torrelavega no hace un estudio de las mejores tecnologías disponibles para minimizar las emisiones atmosféricas, ni siquiera hace mención a las diferentes tecnologías que existen para minimizar las emisiones . Este tema está siendo debatido en la Agencia de Medio Ambiente (EPA) norteamericana . La propuesta de la EPA, que se posiciona en contra de la tecnología SCR (reducción catalítica selectiva), ha recibido duras críticas , pues favorece claramente a General Electric, prácticamente único fabricante en la actualidad de turbinas de bajo nivel de emisión de óxidos de nitrógeno (ADLN). En la discusión de las BACT (mejores tecnologías disponibles) en otros proyectos similares a la Central térmica de Torrelavega en los EE.UU. se plantearon todas las alternativas. Atendiendo a las emisiones de óxidos de nitrógeno (uno de los principales contaminantes emitidos por
las centrales térmicas de gas) existen las siguientes tecnologías de control de emisiones, ordenadas de mayores a menores reducciones en las emisiones:

-ADLN (Advanced Dry Low Nox) con reducción catalítica selectiva (SCR)
al 88%

– ADLN con SCR al 75%

– DLN (Dry Low NOx) con SCR al 88%

– DLN con SCR al 75%

– ADLN

– DLN

La combinación de combustión seca de bajo nivel de emisiones de NOx con reducción catalítica puede reducir las emisiones de NOx a valores del orden de 3,0 partes por millón en volumen seco (ppmdv), desde un valor de 9 ppmdv. Ello supone la inyección de amoníaco, con emisiones de amoníaco sin reaccionar inferiores a 5 ppmdv. En la turbinas de gas propuestas por Caelgese para la Central Térmica de Torrelavega no se percibe la concentración de NOx en la cámara de combustión desconociendo si estará por debajo o por encima de 36 ppm medida con un 15% de O2 en los gases. Entendemos que ese valor, 36 ppm, es el límite máximo y es superior a otros valores de emisión con otras
tecnologías de combustión (3 a 9 ppm). La tecnología que se adoptara para la Central térmica de Torrelavega no
es por tanto la mejor tecnología disponible según el concepto definido por la Directiva 96/61/CE del Consejo de 24 de septiembre de 1996 relativa a la prevención y al control integrados de la contaminación. También se incumple el art. 2.b del Real Decreto Legislativo 1302/1986 según el nuevo redactado impuesto por la Ley 6/2001 de 8 de mayo, pues no se presentan las diversas alternativas de combustión existentes y por tanto no se justifica la solución adoptada “teniendo en cuenta los efectos ambientales”.

CUARTO.- El consumo de agua viene a ser de unos 300 litros/segundo, lo que supone el equivalente a toda la ciudad de Torrelavega, consumo que se detraería de la concesión autorizada a la factoría de SNIACE. Independientemente de la autorización administrativa, es un consumo elevado que si se detrae de esta concesión es porque no se hace uso de la misma. La próxima puesta en funcionamiento de la red de saneamiento del Besaya supondrá un importante reducción de caudal, puesto que todas las aguas residuales desde Bárcena de Píe de Concha hasta la desembocadura, en la que se encuentra la EDAR, se canalizan por medio de colectores y por tanto las aguas depuradas no retornan al río y se vierten directamente al mar. Esto generará un problema con las actuales demandas de agua y el caudal ecológico del río en épocas de estiaje y que con seguridad entra en conflicto con el actual proyecto que puede no tener garantizada la suficiente disponibilidad de agua. En cualquier caso el EIA al valorar este impacto afirma, con total desparpajo, que “el caudal necesario en las condiciones de operación normal es poco significativo” y “no se prevé una afección a la funcionalidad de la cuenca del Saja-Besaya”.

QUÍNTO.- En lo referente al vertido de las aguas residuales, a los graves problemas de contaminación del Besaya se acumulan otro importante vertido caracterizado por productos nocivos para el medio acuático y secundariamente para toda la cadena trófica animal y vegetal de la Ría y Playa de Suances, son: algicidas (destruirá totalmente las algas que sirven de alimento a crustáceos, peces, aves y acaban en le ser humano al consumir los peces como alimento), anticalcáreos, desincrustantes, sales minerales, inhibidores, ácidos variados, álcalis múltiples. Tampoco se hace mención al grado térmico que alcanzaran las aguas
vertidas y el impacto que tendrán estas en el agua que llega del río sin contaminar, no habla la Memoria de la medición de dicha temperatura y de los problemas que originaria esta elevada temperatura que catalizaría las reacción química involuntarias y aumentaría la carga contaminante en el río.

SEXTO.- En el apartado de impactos producidos por las líneas eléctricas de alta tensión, no se hace la más mínima referencia a los efectos sobre la salud de una nueva línea de 400 Kv. Un informe del National Institute of Environmental Health Sciences al congreso de los EE.UU. presentado en 1.999 (NIH pub. Nº 99-4493), declara que se ha encontrado una asociación débil, pero no aleatoria, entre la exposición a campos electromagnéticos y el desarrollo de leucemia infantil y leucemia linfocítica en adultos ocupacionalmente expuestos.

El Parlamento Europeo en la resolución A3-0238/98, y el Defensor del Pueblo en el “Informe sobre Líneas de Alta Tensión” de febrero de 1997 han reclamado la adopción de una serie de medidas precautorias: dichas medidas incluyen el establecimiento de pasillos eléctricos en los que quedará excluida cualquier actividad permanente, entre otras. Por lo tanto, se debería haber evaluado los posibles impactos sobre la salud de esta línea y determinar las medidas correctoras.

SÉPTIMO.- En el apartado de vibraciones no aporta dato alguno, se limita a decir “la planta será diseñada y construida para operar sin vibraciones en la medida que lo permita el diseño y técnica constructiva de los equipos y sistemas, en especial en los grandes equipos rotatorios”. Lo que es lo mismo, nos tenemos que fiar de la buena fe del promotor, puesto que no aporta dato alguno, cuales serán las medidas a adoptar, ni legislación de aplicación, que por ejemplo, al igual que en el caso de ruidos, existe regulación en la Ordenanza Municipal de Protección del Medio Ambiente. Esto es técnicamente inadmisible desde el punto de vista del EIA. Por otro lado recordar la importancia de este aspecto por la proximidad de viviendas al recinto de las turbinas de generación.

OCTAVO.- En cuanto a las torres de refrigeración con tiro forzado y refrigeración aérea auxiliar, además de no especificar como se realizará el control de ruidos para cumplir los limites de la Ordenanza Minicipal en cuanto a ruidos tampoco se hace mención y valoración de la repercusión del aire sobrecalentado y muy seco que produce está tecnología. Recordar que este aspecto tiene repercusiones no solo desde el punto de vista de Salud Laboral por los trabajadores afectados, sino que la proximidad de viviendas a estas torres hace que los vecinos posiblemente se vean igualmente afectados.

NOVENO.- El EIA realiza una valoración positiva del impacto sobre el Cambio Climático de esta central, justificado en base a su mayor eficiencia con respecto a las centrales de carbón y a la menor emisión comparativa de CO2, pero no se hace mención a las emisiones de NO2 que también es un gas de efecto invernadero o a las emisiones fugitivas de CH4 de la central o las pérdidas de la red de gaseoductos y que según cifras del sector alcanzan el 0,7 del volumen transportado. Recordar que el metano, como gas de efecto invernadero, tiene un efecto 21 veces más poderoso que el CO2.

DÉCIMO.- Las centrales termoeléctricas están consideradas como instalaciones insalubres y nocivas a efectos del Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas de 1961. Dicho Reglamento determina una distancia para estas actividades superior a 2.000 metros de distancia de núcleo agrupado de población. Para las actividades clasificadas como insalubres y nocivas establece que pueden establecerse a una menor distancia en circunstancias excepcionales y previa autorización de la Comisión Regional. En este proyecto lo único excepcional es que la ubicación de la Central no es el hecho de que no se respeten los 2.000 metros, sino que a escasos metros del perímetro del recinto se encuentra el pueblo de Dualez.

Recordar que la actual planta de cogeneración de la planta de SNIACE (80 MW) que se encuentra a mayor distancia, comparativamente, del pueblo de Ganzo, tuvo una sentencia de ilegalidad, por este motivo, por parte de la sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria.

ONCEAVO.- En cuanto a la solicitud de declaración de Utilidad Pública tenemos que decir: existe un excedente de potencia instalada, en torno a 52.000 MW en servicio, respecto a la potencia utilizada, cuyo máximo histórico se sitúa en unos 36.000 MW. Actualmente se están tramitando proyectos de centrales en ciclo combinado con potencia superior a 40.000 MW, a los que hay que añadir los desarrollados de potencia del régimen especial, sobre todo cogeneración y eólica.

Existen dudas mas que razonables de la disponibilidad de gas para las centrales de gas en ciclo combinado en proyecto. Según la Comisión Nacional de Energía, el consumo de estas instalaciones superarían 22.000 millones de m3 al año para una potencia de 20.000 MW, mientras que la capacidad de suministro a través de gaseoducto es solo de 14.000 millones de m3. A esto se añade el reparto de gas que establece el Real Decreto Ley de 6/2000 en su artículo 15: las centrales de gas tan solo tendrán acceso al 25 % del gas procedente de Argelia, como máximo. Por tanto, a menos que la compañía promotora aporte su propio suministro de gas, cosa que no hace, su viabilidad esta en entredicho.
Por otro lado y dentro de este contexto, el actual plan de infraestructuras energéticas, no contempla ninguna central de ciclo combinado para Cantabria, a pesar de ello, se presentan proyecto como éste aprovechando el actual marco liberalizado que supone la Ley del Sector Eléctrico, por el que se puede instalar generación en cualquier lugar y con cualquier combustible. Sin embargo, si el proyecto obtiene la oportuna concesión, el Estado se obliga a garantizarle la infraestructura de suministro de gas y de evacuación de la electricidad generada. Por todo ello entendemos que darle la autorización administrativa no tiene razón alguna, pero la concesión de declaración de Utilidad Pública es un disparate si fundamento alguno.

DOCEAVO.- En escrito de fecha 1 de agosto de 2.002 remitimos a la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental las sugerencias previas a la elaboración del EIA, en cuales hicimos constar la solicitud de reconocimiento de parte interesada en la resolución de este expediente administrativo. Por ello creemos que está acreditada esta condición en este procedimiento al amparo de lo dispuesto en la Ley 30/92 de 26 de noviembre. Hecho que hacemos constar a todos los efectos legales oportunos incluido el trámite de audiencia previsto en el art. 20 de la Ley 16/2002 de 1 de Julio.

Por todo lo expuesto,

SOLICITAMOS que teniendo por presentado este escrito y por aportado el informe facilitado por el Centro de Investigación del Medio Ambiente sobre calidad del aire en la Comunidad Autónoma de Cantabria, tengan por formuladas las alegaciones que constan en el cuerpo del mismo, con el objeto de que sean tenidas en cuenta en el procedimiento de referencia y especialmente en la resolución del mismo.

Torrelavega, 5 de noviembre de 2.003

Fuente: Ecologistas en Acción Cantabria