La asociación ecologista ARCA ha denunciado ante el Ayuntamiento de Suances, la Consejería de Medio Ambiente, y la Consejería de Cultura, la continuación de las obras ilegales sobre el monte La Masera, junto a la ría de El Carmen. Las obras se están llevando a cabo con maquinaria pesada, interviniendo al menos dos retroexcavadoras, una apisonadora y varios camiones, consistiendo en la realización de una pista de acceso hasta la cima, donde se está practicando un descomunal relleno y su explanación, con el posible objetivo de construir un Centro de Ocio y Aventura.

La Masera de Cortiguera es un monte costero con enormes valores ambientales y paisajísticos, pero además cuenta con la presencia de yacimientos arqueológicos perfectamente catalogados, destacando la existencia de un castro cántabro con restos de sus terrazas defensivas, y depósitos del Neolítico con una importante industria de sílex. Pues bien, ayer miércoles las palas estaban destruyendo buena parte del poblado cántabro, en un acto de barbarie impropio de un país que se llama europeo.

ARCA considera especialmente escandaloso que el Ayuntamiento de Suances no haya paralizado unas obras ilegales que se están realizando a la vista de todo el mundo, sin contar con autorización municipal, y ubicadas sobre suelos de protección ecológica y de protección por riesgos. El Ayuntamiento tiene constancia escrita desde el 22 de enero sobre la ejecución de las obras, lo que motivó la apertura de un expediente sancionador, pero las obras han continuado, presentado ARCA una nueva denuncia el 25 de febrero que no fue atendida, y ayer una tercera. Todos estos hechos serán relatados en una denuncia que ARCA presentará en breve ante los Juzgados de Torrelavega.

Para finalizar, ARCA exige a los poderes públicos que esta injustificable agresión al patrimonio natural y cultural de Cantabria no quede impune.

Fuente: ARCA