Campañas

  • La Consejería de Industria del Gobierno de Cantabria pretende instalar 1.400 MW en la Comunidad Autónoma, en lugar de los 300 MW inicialmente previstos, lo que supondrá la instalación de más de 700 molinos (de 2 MW). No cuestionamos en absoluto la necesidad de impulsar las energías renovables, como la eólica, ante la grave amenaza global que supone el cambio climático. No obstante, las particulares características geográficas y naturales de Cantabria, hacen que la pretensión del Gobierno resulte desproporcionada, precipitada e insostenible, por los graves daños ambientales, paisajísticos, económicos, sociales y culturales que va a ocasionar la degradación de nuestro medio natural.

  • Después de permitir durante años la masificación urbanística de nuestro litoral, ahora el Parlamento y el Gobierno de Cantabria ceden nuevamente a las presiones de los alcaldes y constructores y preparan una serie de modificaciones legales para trasladar la especulación urbanística a los pueblos del interior.

  • Desde comienzos de los años ochenta del siglo pasado (como ejemplo de una movilización ciudadana sin precedentes para evitar la destrucción de uno de los enclaves más valiosos del litoral de Cantabria) hasta la catarata de sentencias judiciales obtenidas por ARCA contra las maniobras del Gobierno de Cantabria, el Parlamento y el Ayuntamiento de San Vicente de la Barquera para favorecer la continuidad del campo de golf sobre las dunas de Oyambre y la construcción de determinadas proyectos urbanísticos sobre suelos protegidos en el interior del parque natural (Santa Marina y otros) la historia de Oyambre es la historia de ARCA y la del movimiento ecologista de Cantabria.

  • POL

    El Plan de Ordenación del Litoral (POL) es una respuesta necesaria, pero insuficiente, a los problemas de gestión territorial en los municipios costeros de la región. No obstante el POL ha conseguido un amplio consenso social, incluido el apoyo de ARCA, que lo legitima como una herramienta útil durante un periodo limitado de tiempo.

  • ¿Por qué llamamos Vuelta Ostrera a la marisma de Cortiguera? Porque había que meter allí una depuradora ilegal y ocultar su condición de marisma. Ahora hay que demolerla y ARCA vuelve a estar en la picota… por tener razón y por defenderla durante 10 años contra viento y marea.