Desde comienzos de los años ochenta del siglo pasado (como ejemplo de una movilización ciudadana sin precedentes para evitar la destrucción de uno de los enclaves más valiosos del litoral de Cantabria) hasta la catarata de sentencias judiciales obtenidas por ARCA contra las maniobras del Gobierno de Cantabria, el Parlamento y el Ayuntamiento de San Vicente de la Barquera para favorecer la continuidad del campo de golf sobre las dunas de Oyambre y la construcción de determinadas proyectos urbanísticos sobre suelos protegidos en el interior del parque natural (Santa Marina y otros) 

La historia de Oyambre es la historia de ARCA y la del movimiento ecologista de Cantabria.